Humor

Sacó a un amigo de su tumba para compartir unos traguitos

Dicen que la amistad es un sentimiento tan auténtico que no tiene límites. En el caso que aquí te presentamos la muerte no fue un impedimento para que un amigo que extrañaba a otro ya difunto, lo fuera a visitar y más.

El sujeto en cuestión es Fernando Guillén Sosa, de 27 años de edad, con fama de pillo y bebedor. Resulta que en una de esas noches de copa, sintió melancolía por la ausencia de uno de sus mejores amigos y decidió hacer algo al respecto.

Sosa pensó en la posibilidad de ir a compartir sus penas con su difunto amigo al cementerio, sin embargo estando allá se le ocurrió una idea escalofriante, desenterrar a su compañero. Aunque no se conformó con sacarlo de su tumba, si no que se lo llevó para su casa, quizás pensó que ahí se sentiría más cómodo. Lo cierto es que como el difunto ya era puro hueso, solo se llevó la cabeza.

Los hechos sucedieron en el estado de Yucatán (México), cementerio municipal de Muna.

¿Cómo lo descubrieron?

Publicada por Facebook en 

Aparentemente Sosa es un joven problemático que ha sido denunciado en varias oportunidades por maltrato a la mujer (hacia su abuela y una tía), y en una de esas denuncias, cuando la policía fue a buscarle, consiguió en su casa el cráneo lleno de tierra.

Los vecinos del joven fueron quienes explicaron a las autoridades que Sosa había desenterrado a su mejor amigo. Además alegaron que la mayor parte del tiempo el mismo estaba bajo los efectos del alcohol y en reiteradas ocasiones había manifestado que desenterraría a su amigo para sepultarlo en el patio de su casa y de esa manera tenerlo más cerca.

Aunque fue apresado, a lo pocos días Sosa consiguió la libertad. Por ello la comunidad donde habita se mantiene atenta de que el joven no le dé por desenterrar algún otro cadáver o hacerles un daño irreparable a las mujeres que viven con él.

Puede parecer graciosa la historia de Sosa y hasta espeluznante, pero más allá de eso lo que indica es que este joven necesita de atención psicológica. Un caso para reflexionar sobre los problemas de adicción que afectan a los jóvenes.

Giulia Ortiz

Mis articulos

Follow Me: @GiuliaOrtiz