Humor

Un pastor alemán ocasiona retraso en una ferroviaria británica

El reino animal, en general, siempre nos sorprende con su amplia sabiduría, inteligencia y ocurrencias. Los perros no son la excepción. Sin embargo, hay una raza muy popular que se distingue del resto: pastor alemán. Juguetones, tranquilos y sobre todo guardianes, policías y guías.

¡Vaya que son multifacéticos! El hecho curioso que leerás a continuación te causará algo de gracia. O al menos, eso esperamos.

Confusión total

Un video que se hizo viral a través de las redes sociales, captó el momento en el que, un pastor alemán confundió un convoy con un gran animal, puesto que éste tiene como costumbre guiar. El peludo pensó que debía indicarle al tren cómo tenía que llegar a la estación. El animal al no entenderlo se quedó parado hasta que éste lo siguiera.

Lo más curioso del momento fue que continuó haciendo lo mismo por dos horas hasta que el chofer del tren tuvo que bajarse y retirar al canino del camino. El perrito solo hacía su trabajo. Solo se confundió o quizás tenga un problema en la vista.

¿Mala visión en perritos?

Los animales, al igual que los humanos, también pueden padecer miopía o cataratas. Lo más seguro que esta última fue la causa de la confusión pastor alemán protagonista del video. De acuerdo con una página dedicada al cuidado de los peludos Parcela Canina, la visión de los perros es muy sensible a objetos en movimiento. Esto se debe a que existen posibilidades que estos animales vean mal o borroso en distancias cortas de 40 centímetros.

De acuerdo con el blog especializado en mascotas “Tienda animal”, la visión de los perros es periférica, es decir, es binocular porque miran exactamente hacia adelante. Este sitio también señala que los perros tienen menos agudeza visual que los humanos, lo que podría definirse como visión borrosa.

¿Cómo puedo detectar la ceguera en mi mascota?

Según el portal Ateuves los siguientes signos característicos de la ceguera en tu mascota pueden ser los siguientes:

  • Cuando camina parece confundido.
  • Se desorienta si cambiamos de lugar algún mueble o le llevamos a un sitio que no conoce.
  • Tropieza con objetos o con personas.
  • Tiene reacciones agresivas que no tenía antes.

En todo caso, haya sido ésta o no la causa, lo cierto es que fue un suceso muy divertido. ¿Te imaginas que tu viaje se retrase por lo mismo? ¿Qué habrías hecho tú?

Andrea Mora Martínez

Mis articulos

Redactora y estudiante del 9no semestre de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad del Zulia.